01 facebook  02 twitter  03 googleplus  04 instagram
Menu

El calzado para correr

Cuando corre, cada pie golpea el suelo entre 500 y 750 veces por kilómetro. Al comienzo, apoyará el pie de una vez y media a dos veces su peso corporal pero, al ganar velocidad, el impacto puede llegar a ser de hasta cuatro veces el peso del cuerpo. Sólo por eso motivo, el calzado necesita incrementar su capacidad geenral de amortiguación, particularmente en el talón.

Puede que usted ya haya tenido síntomas de problemas en los pies. Tal vez tenga la impresión de que nunca logrará comprar zapatillas que le sienten bien, o le sobrevengan distintos trastornos en los pies, las piernas o la región lumbar cuando camine un buen rato. Actualmente es muy probable que haya una zapatilla que resuelva sus problemas. El mejor modo de encontrar el calzado idoneo es ir a una tienda especializada en zapatillas para correr y que éste disponga de un vendedor experimentado que lo asesore sobre sus necesidades observandole de pie y caminando. Resulta útil, igualmente, llevar un par de zapatos usados: el patrón de desgaste puede ayudar al vendedor a determinar que tipo de zapatilla es la mejor para usted.

Si sus pies sobrepronan, necesitará zapatillas que suministren apoyo adicional, de modo que los pies no se aplanen demasiado. En ocasiones, las zaptillas incorporan un apoyo suficiente; otras veces, tendrá que añadir algún tipo de ortopedia (plantillas), que puede ser prescrito por un médico deportivo o un podólogo. Cuando encuentre zapatillas que le vayan bien, seguramente usará ese modelo mientras este disponible, dado que la gente suele tener problemas justo después de cambiar a otra clase de zapatillas.

Al escoger el calzado, también es importante valorar el tipo de superficie sobre el que va a correr. Aunque tenga un pie normal o “neutro”, tal vez desee aún unas zapatillas con mayor apoyo si va a correr por senderos u otros terrenos desiguales, donde es más facil torcerse un tobillo.

Después de llevarse el calzado a casa, recuerde revisarlo con regularidad para controlar el deterioro antes de que pueda provocar una lesión al correr.

Caminar ejerce una presión menor sobre los pies que correr, pero caminar con unas zapatillas inapropiadas también trae problemas. Los pies lo sostienen y lo transportan durante kilómetros no solo mientras esta caminando para hacer un ejercicio, sino en cada paso que da en su vida. Una zapatillas para caminar comodas, flexibles, ligeras, con una suela amortiguada, un buen arco de apoyo, un refuerzo firme en el talón y un poco de espacio extra para las puntas de los pies representan una inversión muy valiosa.

Algunas definiciones:

Hiperpronación o sobrepronación: Rotación excesiva del pie hacia adentro. Las zapatillas de un 'pronador' muestran un desgaste extra en todo el talón y en la cara interior de la puntera, especialmente a la altura del dedo gordo del pie.

sobrepronación


Supinador: Rotación del pie hacia afuera. Los supinadores usualmente desgastan las zapatillas en la zona exterior del talón, y la parte superior puede estar desplazada, e incluso deformada, hacia el lateral exterior.

spinacion
Diagrama tomado de Asics. Asics.es


Neutral: no hay hiperpornación ni supinación, sigue existiendo el proceso de pronación como parte del proceso natural de apoyo de las piernas, pero no tan marcado. El corredor con pisada neutral tendra el desgaste de la suela de las zapatillas en forma de S, desde el exterior del talon (lateral) hasta el dedo gordo del pie.

pronacion
Diagrama tomado de Asics. Asics.es



 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar