Ocurre cuando el tendón que conecta la parte posterior de la pierna al talón está inflamado o con dolor cerca de la parte inferior del pie. Este tendón se denomina tendón de Aquiles y se usa al caminar, correr y saltar.

achillies-tendon2SINTOMAS

Los síntomas incluyen dolor en el talón y a lo largo del tendón al caminar o al correr. El área puede sentirse dolorosa y rígida en la mañana. Es díficil correr por el dolor en la zona afectada.

El tendón puede doler al tacto o al moverlo y el área puede estar hinchada y caliente. Usted puede tener dificultad para pararse en los dedos de los pies.

CAUSAS

Hay dos músculos grandes en la pantorrilla. Ambos son importantes para caminar y correr. Ellos generan la fuerza necesaria para empujar el pie o pararse en los dedos de los pies. El gran tendón de Aquiles conecta estos músculos al talón.

El dolor de talón casi siempre se debe a una sobrecarga en esta parte. En raras ocasiones, es causado por una lesión.

La tendinitis debida a sobrecarga es más común en personas jóvenes y puede ocurrir en caminantes, corredores u otros atletas.

La tendinitis aquílea puede ocurrir más probablemente si:

- Se incrementa repentinamente la cantidad o intensidad de una actividad.
- Los músculos de la pantorrilla están muy tensos (no están estirados).
- Usted corre sobre superficies duras, como el concreto.
- Usted corre con mucha frecuencia.
- Usted no usa un calzado con un soporte apropiado.
- Su pie repentinamente se voltea hacia dentro o hacia fuera.


PREVENCIÓN

La conservación de la fortaleza y la flexibilidad en los músculos de la pantorrilla ayudará a reducir el riesgo de tendinitis. La sobrecarga de un tendón de Aquiles débil o tenso hace más propenso el desarrollo de la tendinitis.

TRATAMIENTO

Los principales tratamientos para la tendinitis aquílea no involucran cirugía. Es importante recordar que pueden pasar al menos de 2 a 3 meses para que el dolor desaparezca.

Pruebe aplicar hielo en el tendón de Aquiles durante 15 a 20 minutos, dos a tres veces por día. Retire el hielo si el área se entumece.

Los cambios en la actividad pueden ayudar a manejar los síntomas:

- Disminuya o suspenda cualquier actividad que cause dolor.
- Corra o camine sobre superficies más lisas o más suaves.
- Cambie a montar en bicicleta, nadar u otras actividades que causen menos tensión sobre el tendón de Aquiles.
- El médico o el fisioterapeuta pueden mostrarle ejercicios de estiramiento para el tendón de Aquiles.

Ellos también pueden sugerir los siguientes cambios en el calzado:

- Un dispositivo ortopédico o botas para mantener el talón y el tendón inmóviles y permitir que la hinchazón disminuya.
- Cuñas para levantar los talones puestas en el zapato bajo el talón.
- Zapatos que sean más suaves en las áreas por encima y por debajo de la almohadilla del talón.
- Los antinflamatorios no esteroides, tales como ácido acetilsalicílico (aspirina) e ibuprofeno, pueden ayudar con el dolor o la hinchazón. Hable con su médico.

Si estos tratamientos no mejoran los síntomas, se puede necesitar cirugía para extirpar el tejido inflamado y las áreas anormales del tendón. La cirugía también puede usarse para extirpar el espolón óseo que esté irritando el tendón.


Referencias: Biblioteca Nacional de Medicina EE.UU.