01 facebook  02 twitter  03 googleplus  04 instagram
Menu

Crónica de la Travesía de la Independencia

Crónica de Sonia Ayala, atleta que participó en la exigente prueba de 200 km en Colombia.

PASOS DE HEROES Y HEROINAS

TRAVESIA DE LA INDEPENDENCIA TERCERA EDICION

- planeada y ejecutada por la organización www.correrbien.com

DEL 3 AL 7 DE AGOSTO DE 2011

Por: Sonia Ayala Fortiche

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

¨Para aprender desde el alma,

Para volar desde mi mente,

Para construir desde cada paso

Sueños de libertad,

Para compartir historias,

Y sobre todo para deleitarme

Corriendo¨

LA TRAVESIA DE LA INDEPENDENCIA UN RETO Y UN CAMBIO MENTAL

En la vida se presentan encrucijadas,  tenía un  plan lógico después de  buenos resultados en el Suramericano,  intensificar el entrenamiento en pruebas de velocidad: 100, 200  y 400 mts. Las cosas no se dieron,  pese a la perseverancia  y  a  los argumentos racionales. Un martes se cerró una ventana, que me produjo dolor en el alma se desborono un sueño. Mi mente velozmente me presento otra proyección fluir con la velocidad en pruebas de fondo, entrenar para  la maratón de Berlín. Y qué mejor que incluir dentro de mi plan de entrenamiento   la invitación de Correrbien – Mario Mesa, a participar en la tercera edición de la Travesía de la Independencia, entre el miércoles 3 y el domingo 7 de agosto de 2011, compitiendo en modalidad de equipos (femenino, masculino o mixto) en relevo de dos o cuatro integrantes, para recorrer 200 K desde Belén al Puente de Boyacá, el mismo camino que realizo la campaña libertadora hace 192 años.

Al principio pensé es una Locura, después pensé es una excelente oportunidad de preparación atlética a nivel de resistenciaCorrer con un sentido histórico de  remembranza de la Batalla de Boyacá que dio los cimientos de Independencia de nuestra Patria. Y más motivante hacerlo en dúo mixto: Juan David Londoño y Sonia Ayala Fortiche. Lo cual significaba que en relevos  debía  correr en cinco días 102 k.  Entonces pensé en defender mis propios sueños como retos posibles, dando lo mejor de mí, sin importar el lugar en competencia, creo que lo fundamental es dejar huella en cada actuación.

Prepare mi morral con los buenos deseos de mi Príncipe, con el gran abrazo de mi hija Nathalia y sus palabras de confianza,  con los consejos de mis amigos, con mi corazón grande de pasión, mi cuerpo entrenado para resistir, y mi mente con las neuronas listas para recordar episodios de la campaña libertadora hacia la batalla de Boyacá, héroes y heroínas que hace 192 años construyeron los cimientos de la independencia.

travesia de la independencia sonia ayala
Travesia de la Independencia. Sonia Ayala.
travesia de la independencia 2011
Travesia de la Independencia. Sonia Ayala.

 

El RECORRIDO DE LA TERCERA TRAVESIA DE LA INDEPENDENCIA

Se realizó en cinco etapas, la iniciamos el miércoles 3 de agosto a las 3:00 pm,  una prueba de 11K en ascenso de 2.600 m.s.n.m en la población de Belén  hasta El Alto del Portachuelo a 3.015 m.s.n.m. Esta primera etapa la recorrimos en modalidad contrareloj por equipos a un mismo ritmo.  El cronometro inicio el registro del tiempo de cada equipo, y la bandera –testimonio clave en la entrega al compañero que continua la carrera en los puntos de relevo.

Al día siguiente jueves 4 de agosto el recorrido total 52k por los Municipios de: Socha,  Tasco, Corrales y Gámeza;  la altiplanicie variada entre descensos y ascensos para llegar a Gámeza a 2.750 de altitud. En esta etapa vivimos la logística propia de la Travesía.  Fernando con su cámara capturando las imágenes del equipo, el recibimiento en los pueblos, el calentamiento previo a la salida de la competencia, entre aplausos  y buena energía se iniciaba la competencia. El bus trasladaba a los otros atletas a los puntos de relevos con emoción uno a uno de los compañeros recibía la bandera – testimonio,   desde ese momento el reto era mejorar tiempos, y llegar a la meta.

Ahora si en plena Travesía, el equipo de corredores adaptándonos a la prueba atlética. Las conversaciones con los y las atletas, definir la estrategia con el compañero de equipo, analizar el recorrido, conocer las fortalezas y evaluar la etapa. Después compartir la cena y las experiencias antes del comité técnico. A las habitaciones a preparar el morral para la etapa siguiente, el masaje que los músculos empezaban a exigir, y a dormir para recuperar las energías.

El Viernes la etapa de 57.7 k, recorrimos Gámeza, Corrales, Santa Rosa De Viterbo, Duitama hasta llegar al Pantano de Vargas, la primera parte iniciaba en descenso y los últimos 10k en un importante ascenso antes de entregar el testimonio, la segunda fase 24.4k  en descenso. Lo hermoso de esta etapa fue la llegada al monumento Pantano de Vargas, con el recibimiento de habitantes y el locutor que estaba trasmitiendo los acontecimientos de la Travesía de la Independencia.

El 6 de agosto recorrimos 36 k desde el Pantano de Vargas hasta Toca, entre altitudes de 2.510 a 2.700, el terreno es variable, y  el cuerpo empieza a mostrar cansancio, indispensable masaje, buena comida, hidratación y un adecuado descanso.

Para la quinta etapa del día domingo 7 de agosto nos esperaba 43 k  iniciamos en el Municipio de Toca, pasamos por Chivatá, Soracá, Tunja hasta el Puente de Boyacá. La meta final se acercaba, y la competencia tenia mayor adrenalina, se definía las posiciones, y culminaba la tercera edición de la Travesía de la Independencia.

Me inspiro el horizonte, el camino y la compañía. El horizonte por las sensaciones que se producen al fluir corriendo en medio de los matices de verdes y las pinceladas coloridas, el azul del firmamento, la textura de la tierra, los sonidos de la naturaleza,  la frescura de la brisa,  el brillo del sol o la bruma de la neblina; con la mirada siempre hacia adelante buscando proyecciones, momentos especiales que nos maravillan.

El camino inspirador por el sentimiento de libertad que da cada paso más allá de lo cotidiano, traspasar el límite del tiempo, del  cansancio, de los dilemas, y de las distancias. Seguir un camino que conecta con episodios de la historia de nuestra Patria.  Y la compañía por la alegría de los compañeros atletas al unir propósitos comunes, ganar en energía  hacia el espíritu de equipo. Motivante la compañía de las familias de los pueblos de Boyacá expresando su admiración y afecto.

No solo los paisajes me sorprendieron, sino que permitieron recorrerlos, admirarlos y por momentos dejarme llevar por  el fluir del viento, un dejarse llevar  de los matices de colores, de formas y de aromas, que trasmiten paz, armonía, en esencia plenitud. Así  pasamos por: Belén – Cerinza – Alto del Portachuelo,  Socha, Sochaviejo, Tasco, Gámeza, Corrales, Bustanza, Floresta, Tobasia, Santa Rosa De Viterbo, Duitama, Pantano de Vargas, Paipa, Tuta, Toca, Chivatá, Tunja, y  Puente de Boyacá. Con sorpresa y con gran emotividad  recibimos los homenajes en diferentes pueblos, sus gentes acogedoras, las palabras de los niños, la bienvenida de los Alcaldes, escuchar episodios históricos que condujeron a la victoria de la Batalla de Boyacá. Se convirtió en un espacio de revivir las condiciones heroicas de la campaña libertadora y el apoyo de las familias en cada población por donde paso hace 192 años el ejército libertador.

En cada etapa del recorrido imaginaba las condiciones adversas y extremas del ejército libertador, el liderazgo de  Simón Bolívar, actos heroicos de las  familias que apoyaron a la campaña libertadora, líderes como Rondón y su valiente ejército. El rol femenino de desprendimiento, y el coraje en la igualdad de derechos hacia la independencia, así se destacaron: Juana Velasco de Gallo, Simona Amaya de Paya, Teresa Cornejo, Manuela Tinuco, Rosa Canelones, Casilda Zafre, Estefanía Parra.

Recuerdo con gran sentimiento las acogidas que nos hicieron los niños, las niñas, maestras de los colegios, habitantes, Alcaldes y autoridades Municipales de los pueblos de: Socha, Gámeza, Toca, Tasco, Pantano de Vargas y Paipa.  Nos acogieron con la calidez, la sencillez y la emotividad  que caracteriza a los pueblos de Boyacá. El parque principal se convirtió en un espacio de remembranza de nuestra historia.    Hermosos momentos en donde Mario Mesa  dio lectura a fragmentos de la historia de la campaña libertadora, acompañada de palabras  que contextualizaban el sentido de la lucha del ejército libertador por parte de los Alcaldes; los saludos espontáneos de los niños, y la animación de las bandas de los Colegios. Cada atleta recibimos condecoraciones - la cinta de la bandera de Colombia a un lado de nuestro pecho nos acompañó durante la Travesía, recordando el significado de esta competencia atlética.  Con este ambiente histórico de banderas ondeantes, de palabras de ánimo, de sonrisas y de abrazos  iniciábamos cada etapa del recorrido.

Que la travesía se realizara en relevos, dio el toque de adrenalina,  cada entrega del testimonio que era una pequeña bandera Patria en la mano del competidor al iniciar el recorrido, implicaba el compromiso de dar lo mejor de sí, sin importar el lugar de competencia, el lema era el mismo: ¨vamos con toda¨.  Personalmente me inspiraba: el sentimiento patrio, el equipo de la Travesía como una unidad -40 corredores-, la excelencia atlética – dar lo mejor de mí - ,  disfrutar del recorrido y llegar a la meta con excelente energía.

LA META

Con mayor coraje cada participante dio lo mejor de sí, hasta llegar en equipos a la meta  el Puente de Boyacá, símbolo de victoria. Llegar allí mágico con el mejor remate, sintiendo la satisfacción de cumplir nuestra propia meta,  y con la certeza de lo vivido que nos aproxima a otros sueños atléticos, es el mejor premio de la vida.  Allí la bandera patria alegórica a la libertad, el recibimiento del equipo de Travesía de la Independencia,  familias de atletas con el afecto expresado en aplausos, abrazos y felicitaciones. Y para el eterno recuerdo  la ceremonia de reconocimiento: medallas, trofeos, lindas imágenes,  abrazos y promesas de nuevos encuentros.

travesia de la independencia sonia ayalaTravesía de la Independencia. Sonia Ayala

En cinco días recorrí 102.6 k en 9:08 horas, un promedio por kilómetro de 5:34. Mi compañero de equipo Lanceros: Juan David Londoño realizo los relevos en las etapas más exigentes de ascenso correspondiente a 97.4K en 8 horas 55 minutos.  Recorrimos en dúo  200k en 18:03.51; obtuvimos  el primer lugar en la modalidad de dúos mixtos, y el cuarto lugar en la general. http://www.travesiadelaindependencia.com/resultados.html

La tercera edición de la Travesía de la Independencia, correr  200 km por  los lugares más espectaculares   recorridos hace 192 años por  la campaña libertadora hacia la batalla de Boyacá es una gran aventura de resistencia, de coraje, de sentimiento patriótico,  que se  convirtió en  reto personal y atlético de preparación mental y física, de buena técnica y mucha imaginación  para enfrentar riesgos, recorrer distintas metas  y dar lo mejor  en cada paso.    En esencia comprender que el entrenamiento físico es fundamental acompañarlo de la inspiración, del coraje y del sentimiento de libertad. Es apasionante  sentir  que bordeo límites, que  experimento un verdadero desafío de nuevas sensaciones en el atletismo que perduran por más tiempo en mi mente y en mi cuerpo.

Agradecimientos  especialmente  a  Correrbien - Mario Mesa, por este excelente proyecto atlético que resaltar valores de trabajo en equipo, búsqueda de la excelencia atlética y patriotismo;  y que este año llega a su tercera edición.  Un reconocimiento a mi gran héroe atlético  Domingo Tibaduiza, quien me animo para iniciar esta locura,  estuvo su imagen presente en mi mente, especialmente en los momentos difíciles de la competencia. Gracias Domingo por confiar en mí y apoyarme.  Eres un héroe por tus logros atléticos, porque eres un maestro y un excelente  ser humano.

travesia de la independencia 2011
Premiacion equipo Lanceros Coronel Luis Eduardo Vargas - Juan David Londoño y Sonia Ayala

travesia de la independencia
Ceremonia de Clausura.

Agradecimientos al Ejercito por el acompañamiento y la acogida, a Gatorade por estar presentes en los puntos de relevos, a la Policía vial por la orientación durante el recorrido, a Nike porque lucimos con orgullo patrio el uniforme de la Travesía. A nuestras familias que apoyan estas locuras atléticas. A todos los pueblos de Boyacá que recorrió la Travesía de la Independencia,  por la emotiva acogida. Mis afectos y admiración para  los cuarenta atletas que asumimos con coraje este lindo reto, que nos llenó de energía y de sentido patriótico.

Inspiración para la Travesía de la Independencia - Quinta estrofa del himno de Colombia

¨De Boyacá en los campos

El genio de la gloria

Con cada espiga un héroe

Invicto coronó.

Soldados sin coraza

Ganaron la victoria;

Su varonil aliento

De escudo les sirvió¨.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar