01 facebook  02 twitter  03 googleplus  04 instagram
Menu

Mi historia personal - Julia Holguín

Tengo 42 años y empecé a correr con 37 después de una operación que se suponía me dejaría en mínimos físicamente.

historias de carreraGracias a Dios sucedió lo contrario y sin explicación medica sufrí cambios hormonales en mi cuerpo que me permitieron dedicarme a lo que siempre había querido como era correr, cuando empecé a sentirme mas fuerte quise subirme a una cinta de correr y para mi grata sorpresa en mi primer intento corrí 15 minutos, la segunda 25 y ya no pude parar; empecé a entrenarme en la ciudad de Zaragoza con ayuda de una profesional y corrí mis primeros 10 km, luego Madrid, y múltiples en Zaragoza. Hoy mi único bien preciado es tener unas zapatillas para correr por donde viaje, no concibo mi vida sin unas zapatillas en mi equipaje. 

La carrera que mas ha marcado mi vida fue la carrera del Ebro, en Zaragoza, 19 km en montaña, comencé a prepararla con dos meses de antelación, haciendo series, sprints, farklets, escaleras, y entrenos de hasta 24 km, cuando quedaba una semana para la carrera mis rodillas empezaron a dolerme, mi tristeza era enorme de pensar que me perdería la carrera que organizan cada año los militares y cuyo recorrido es hermoso, el fisioterapeuta me trato con imanoterapia y me recomendó que no corriera porque los descensos me perjudicarían mas, sé que es mas un acto de irresponsabilidad que de heroicidad, pero decidí correrla, con lo que no contaba era que toda la presión y estrés que tenia en mi cuerpo de pensar que me la iba a perder estallaría el sábado, así que me llevaron de urgencias a la clínica y la doctora en cuanto me vio las rodillas y mi estado de ansiedad me dijo, y juro que lo digo literal, tienes una carrera y tienes miedo de perdértela verdad?, a lo que contesté, lo anhelo como a nada en el mundo, he sacrificado trabajo, pareja, y amigos por prepararla, ella me dijo que me ayudaría a que yo participara en esa carrera,  7 medicamentos colocaron en mi suero y me dejaron en observación hasta las 3 de la madrugada con lo que pude dormir 3 horas.

A las seis de la mañana estaba preparada para correr un poco por la calle y saber si mi cabeza soportaría la carrera, pedía a Dios que no remitiera ese dolor tan fuerte del día anterior, creo que esa preocupación por mi cabeza me vino bien para olvidarme de mis rodillas, dieron el pistoletazo de salida y salí con los nervios a flor de piel y el temor de no poderla terminar, por eso, después de esa carrera sé que todo lo que se quiere desde el corazón se puede lograr, aguanté mis 19 km y recuerdo que en el km 18 que vislumbraba la meta, empecé a llorar, pero recuerdo que además lloraba con mucho sentimiento, lloraba de felicidad, muchas cosas me han costado en la vida y las he conseguido, pero ninguna me produjo tanta satisfacción como esta carrera. Amo correr, hoy soy una inmigrante más fuera de su tierra en un país que solo nos ofrece inestabilidad (España), y donde somos el eslabón más débil de la cadena, pero cuando corro siento que merezco estar donde estoy porque soy la mejor haciendo lo que mas me gusta.

Escribo estas líneas desde un nuevo lugar donde me encuentro buscando una nueva oportunidad, Suiza. Créanme, llevo dos meses y lo veo gris, pero si les dijera los kilómetros que he corrido por este maravilloso país y lo que me ayuda a ver todo con optimismo, no sé que sería de mi vida en un  país donde no conozco a nadie, no hablo italiano, todo es carísimo, si esas zapatillas no me llevaran donde me llevan, no tendré el dinero que tienen los Suizos, no tendré la estabilidad que tienen los Suizos, pero de lo que estoy segura es que mas de la mitad de ellos se cambiarían por mi cuando me ven correr. Gracias a ti Dios por darme esta pasión!!.   " Amo la vida, amo correr".

Julia Holguín

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar