01 facebook  02 twitter  03 googleplus  04 instagram
Menu

Daniel Alejandro, mi impulso en la vida - Carolina Cuervo

Historia en la Carrera Cartoon Network en la ciudad de Bogotá.

historias de carrera

Mi nombre es Carolina Cuervo Segura, soy una mujer de 29 años, madre soltera de un pequeño niño llamado Daniel Alejandro, que a sus escasos 6 añitos, le ha tocado literalmente guerrearse y luchar por su vida y su salud. A las 30 semanas de gestación el Padre Celestial en complicidad con mi Dani, decidieron que él debía nacer, por esto fue un bebé prematuro de 1260 gramos de peso, que ha tenido que batallar los sinsabores de la epilepsia, gracias a su prematuréz. Daniel es mi motor, son mis ganas de luchar, de salir adelante, el 25 de noviembre decidimos que íbamos a correr la carrera de Cartoon Network de padres e hijos con el fin de que afianzáramos más nuestros lazos afectivos, además porque es mi deseo que Daniel se adentre en el mundo de las maratones, pues yo, no soy una experta, pero el 2012 trajo consigo para mi una serie de competencias (Presta tu pierna, Carrera de la Mujer, Nike 10 K), que me enseñaron que a mis escasos 1.52 mts de estatura y mis 45 k de peso, puedo correr, me gusta correr, me gusta competir, por esto quiero que mi hijo crezca con el deseo de superarse, de vencer obstáculos, y lo más importante de todo que crezca siguiendo parámetros de vida sana, que sea deportista y que crezca con los valores que yo como su madre – padre le pueda brindar.

El sábado 24 nos fuimos a recoger nuestros kits para la carrera, Daniel estaba anonadado, nunca había estado en un ambiente tan ruidoso, estaba un poco asustado, lo tome de la mano, hicimos la fila, nos dieron el kit, al ver la camiseta de la carrera a mi hijo se le transformaron sus ojitos, justamente era de su color favorito, el azul, se puso contento y así comenzó el principio de nuestra preparación para nuestra primera carrera como madre e hijo.

historias de carrera

El día de la carrera nos levantamos temprano para prepararnos, comimos bien, nos pusimos nuestros uniformes, Daniel se veía tan grande, me dio nostalgia pensar que ese niño que ya casi llega a mi estatura, fuera alguna vez un bebé indefenso de poco peso, pero al mismo tiempo me alegra ver los avances de Dani, nos fuimos en taxi para la carrera, llegamos con mucho tiempo de antelación, nos tomamos fotos, calentamos, nos hidratamos… Llegó la hora de la salida y Daniel estaba expectante, creo que nunca había visto a tanta gente reunida en un solo lugar, dieron la orden de la salida, los padres corrían junto con sus hijos y nos pasaban, no nos importó, sabíamos que nuestra meta, asemejándola a nuestras vidas, no es llegar primero, es simplemente poder llegar, sea cual sea el camino, poder llegar, así ha sido la vida de mi hijo, no ha sido el primero, pero llega a la meta, que finalmente para mi, es lo más importante y obvio estar siempre y caminar junto a él, seguimos sin desfallecer, aunque debía darle ánimos a mi Danito, pero corrimos, caminamos, paramos, nos tomamos y nos tomaron fotos y finalmente lo logramos, llegamos a la meta!!!!

Fue un final feliz para Dani y para mí, porque a pesar que para mi sólo fueron 2 km, para Dani fue una maratón completa, donde demostró lo guerrero, luchador y valiente que es, no hay obstáculo que Daniel, junto conmigo no pueda superar. Después de terminarla quedó exhausto, pero yo me quedé con la satisfacción de tener un hijo que a pesar de ser prematuro, a pesar de tener epilepsia y estar luchando contra ella, es un niño valeroso, que nada le queda pequeño. Y tengan por seguro que esta no es su única y última carrera, pues a parte que la que la vida le ha impuesto, junto conmigo le quedan muchas más….

Carolina Cuervo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar